lunes, 17 de enero de 2022

SALUD


SALUD – 18/01/2022

Un estudio publicado por la revista estadounidense Ciencia y Tecnología Ambiental explica que el ambiente de la naturaleza aumenta la felicidad y mejora la salud mental. El trastorno depresivo es una de las consecuencias de las zonas urbanas. Los grandes espacios abiertos aumentan los sentimientos de vitalidad que generan más energía y ayudan a desarrollar un sistema inmunológico más resistente. Incluso recrear mentalmente esos ambientes al aire libre aumenta los niveles de serotonina mejorando el estado de ánimo y disminuyendo el cansancio. La presencia de plantas en el interior tiene un efecto revitalizante. El contacto con la naturaleza también influye en el carácter y la generosidad. Debido a nuestra conexión innata con los seres vivos es muy importante incorporar elementos naturales en los paisajes urbanos.

Por otra parte, científicos rusos del Instituto Bekhterev de San Petersburgo, en sus investigaciones sobre psiconeurología descubrieron que la oración regula todos los procesos del organismo humano y por tanto es un medicamento poderosísimo. Participar de los oficios litúrgicos hace que se normalice la presión sanguínea. Las oraciones podrían neutralizar las radiaciones. Se sabe que después de la explosión de Chernóbil, en el área en donde se encuentra la Iglesia de San Miguel Arcángel, a tan sólo 4 kilómetros, el valor de la radiación se mantenía normal. Las frecuencias emitidas por las campanas bendecidas también pueden eliminar los agentes que provocan enfermedades como la gripe, la hepatitis, el tifus o el actual virus chino. La señal de la cruz es capaz de eliminar los microbios patógenos del agua incluso en ríos y lagos. Es más eficiente que los aparatos de desinfección con radiación magnética.                                  

También Régine Pernoud, en su libro sobre Hildegarda de Bingen, cuenta que en sus visiones el hombre es el centro del universo creado. Dios ha creado todas las cosas no sólo para mostrar lo visible y temporal sino también para manifestar en ellas lo invisible y eterno. Desde el punto de vista médico, alimenticio y medio ambiental nos hace apreciar las virtudes ignoradas de lo que nos rodea. Invita a descubrir los arcanos de un mundo provisto de unas cualidades misteriosas. Hay que cuidar el régimen alimenticio que permite conservar el equilibrio o recuperarlo si se ha perdido. Está muy atenta a todo lo que alegra el corazón del hombre. Plantas, frutos, animales, etc. poseen una capacidad curativa, un efecto bienhechor oculto y sutil. Es precisamente esa sutileza saludable o dañina la que da valor a cada elemento de la naturaleza y lo que las obras de la abadesa del tiempo de las Cruzadas nos enseñan a distinguir. Por ejemplo, en lo concerniente a la perdida de la visión por edad avanzada aconseja mirar detenidamente los prados pues el verdor de la hierba elimina lo que turba los ojos. Su preocupación es de curar no tanto la enfermedad como al enfermo, con la atención puesta en la idea de que la belleza y la armonía son absolutamente necesarias para el completo y buen desarrollo del ser humano.

 

domingo, 16 de enero de 2022

VACUNAS


“VACUNAS” – 17/01/2022

El verdadero problema, desde un punto de vista estrictamente moral, de las llamadas “vacunas” contra el virus fabricado y difundido por el partido comunista chino radica en que, por muy remoto que sea en el tiempo el aborto original, la investigación de laboratorio o la comercialización farmacéutica, existe un vínculo próximo entre el receptor de la vacuna y el bebé muerto, siendo ese vínculo los componentes residuales de las líneas celulares que pertenecen al bebé y de las que el receptor se está beneficiando en su propio cuerpo gracias a la vacuna. Puede que no contengan directamente líneas celulares de fetos abortados, pero sí que contienen, al menos, componentes residuales de esas líneas celulares. Sin ellos, la vacuna no existiría, y eso es suficiente para demostrar que existe un vínculo cercano.

En otros términos, el objeto moral de vacunarse para proteger la salud, que es un buen objeto moral en sí mismo, está viciado por la circunstancia de que la vacuna vino directamente del abuso inmoral de una persona inocente e incluye algo de esa persona.

Nunca antes habíamos podido robarle a un bebé elementos tan vitales que, debido a su eficacia viva, se utilizan para, supuestamente, para combatir un virus. Hasta ahora no había sido posible explotar a un ser humano de esta manera.

La esclavitud institucional ha quedado muy atrás. Incluso el canibalismo sería menos grave que esto, porque cuando se consume carne humana, se alimenta por poco tiempo. Aquí tenemos restos humanos que, tras ser maltratados en un laboratorio, ahora son utilizados, contra la voluntad de su dueño, para servir indefinidamente a la vida de otra persona.

También es importante considerar que la recepción de estas vacunas de terapia genética es un delito contra la caridad para los otros fetos que serán asesinados a causa de la industria farmacéutica que está siendo impulsada por las vacunas actuales. Entonces, no solo es un pecado contra el bebé original que fue asesinado, sino que también pone en peligro a muchos otros bebés que morirán, ofrecidos como víctimas a Moloch, el dios cananeo sediento de sangre a quien se le sacrificaban seres humanos inocentes.

El bebé no puede ser bautizado, lo que le priva de la visión de Dios. Esta privación de la vida sobrenatural es el colmo de la abominación. Esto explicaría el por qué el demonio quiere el sacrificio de niños y por qué algunos satanistas realizan abortos rituales. Eso muestra la naturaleza real de la solicitud del aborto: en última instancia, es una forma de adoración a Satanás.

El uso células madre de bebés abortados es mucho más grave y vasto en sus implicaciones de lo que muchos desean admitir. A pesar de que cada persona que recibe la vacuna no es parte activa de eso, no obstante, es difícil pensar que sean completamente inocentes, ya que de hecho se benefician de ellas. Para los fieles esta es una consideración extremadamente importante.

elarietecatolico.blogspot.com

 

viernes, 14 de enero de 2022

SUBLIME


SUBLIME – 15/01/2022

Las torres de la catedral de Colonia, como vemos en el grabado de Karl Hasenpflug, se elevan en el aire con una vigorosa, ardiente y robusta embestida, como sin tener en cuenta para nada la tierra. Toda la arquitectura de la catedral es hermosa, pero las torres nos hacen olvidar el cuerpo del edificio que está bien concebido, lo que es una manera de buscar lo sublime. Metafísica, en sus máximas expresiones abstractas y simbólicas. Pero también de lo sobrenatural, en lo que el aspecto místico puede tener de más extraordinario, sin preocuparse por la vida terrenal y otras cosas menos elevadas. Para satisfacer la necesidad de un alma que no depende de cosas terrenales, las torres suben volando. En el conjunto de la construcción las torres simbolizan las almas y las mentalidades con esta perspectiva más alta y más contemplativa. Sin embargo, hay otros tipos de mentalidades que podrían simbolizarse mejor al estilo de la catedral de Notre Dame de París. También se vuelven hacia lo más alto, pero forman un conjunto único con el cuerpo de la catedral. Tienen una tendencia a tomar estas altas verdades y aplicarlas a ordenar la vida terrenal, en la vida diaria, en los aspectos temporales. Charbel Maklouf podría estar bien representado en el estilo de las torres de la catedral de Colonia. Y San Luis IX, rey de Francia, estaría mejor representado en las de Notre Dame. El sonido de las campanas de estos dos edificios religiosos indicaría a nuestros espíritus algo excelente para comprender ambas mentalidades. Estas serían una síntesis del Reino de María. Siempre que se ve la fachada de esta catedral alemana se perciben en lo más hondo del alma el encuentro de dos impresiones aparentemente contradictorias. Por una parte, es una realidad tan bella que, si no se conociera, no se sería capaz de imaginarla. Pero, por otra parte, algo dice en el interior de uno: ¡Esta catedral realmente tendría que existir! Y esta fachada inimaginable es, al mismo tiempo, paradójicamente, una vieja conocida. Es como si toda la vida se hubiera soñado con ella. Lo inimaginable y lo soñado se encuentran en esta contradicción. Aparente contradicción, porque algo en lo más profundo de nosotros desea cosas que no podemos imaginar, algo delinea, sin darse cuenta, una figura maravillosa. Y cuando encontramos la maravilla esbozada, nacida del apetito del alma, ese algo parece decirnos: ¡Ah! ¡Aquí está la esperada catedral! ¡No se podría morir sin haber visto esta fachada! ¡La vida no estaría completa, y no sería completamente uno mismo si no la hubiese visto! ¡Oh bendita catedral! ¡Oh bendito estilo!

Le hace a uno salir de sí mismo y, por decirlo de alguna manera, conocerse a sí mismo, conocer algo para lo que uno fue creado, algo que se expresa en este monumento gótico. ¡Algo misterioso, que pide toda la dedicación, pide todo el entusiasmo, pide al alma que sea completamente armónica con las maravillas de la Iglesia Católica! Es una escuela de pensamiento, de voluntad y de sensibilidad. Es una forma de ser que de allí se evoca, y para la cual uno siente que nació. Es algo mucho más grande que uno mismo, muy anterior a uno. Algo que viene de siglos en los que uno no era nada. Viene de la mentalidad católica de los hombres que nos precedieron y que también tenían, en el fondo de sus almas, ese mismo deseo por lo inimaginable. Y ellos hasta concibieron lo que nosotros no concebimos e hicieron lo que nosotros no hicimos. Pero es un deseo tan alto, tan universal, tan de acuerdo a los anhelos profundos de tantos y tantos hombres, que el monumento permaneció para siempre: ¡La catedral de Colonia!

 

jueves, 13 de enero de 2022

OBEDIENCIA


OBEDIENCIA – 14/01/2022

Nuestro Señor vino a completar la ley y no a revocarla. Los Diez Mandamientos no pasarán, nada será quitado. En la nueva ley nuestro Señor agregó algo en la moral católica, pero dejó intactos los Diez Mandamientos.

En el Antiguo Testamento Dios dio a los hombres una serie de normas, como el modo de organizar el Estado de Israel, que no eran impuestas por el orden natural, como es el caso de la circuncisión. Sin embargo, el Señor quiso ser un modelo perfecto de obediencia al Padre Eterno, sujetándose no sólo a los Mandamientos, sino también a sus consejos.

En el Santo Evangelio vemos como Él se dirigía al Padre Eterno con expresiones de una gran unión, de una gran obediencia. Cuando dijo en el Huerto de los Olivos, representado en el cuadro por Heinrich Hoffmann, Padre mío, si es posible que pase de mi este cáliz, pero sea hecha a vuestra voluntad y no la mía. Y al final de su agonía, exclamó: Padre mío, en vuestras manos encomiendo mi espíritu. Le pedía esto en un acto de adoración y de sumisión en el último instante de su vida.

Ese es el espíritu de obediencia, el espíritu de respeto y de amor entusiasmado a las leyes que están de acuerdo con el orden, que están de acuerdo con la voluntad de Dios. Por designios misteriosos de la Providencia, aunque una simple gota de sangre suya pudiese tener un efecto redentor, Dios no quiso que la Redención se diese de esa manera. Fue necesario que ella se realizara por un diluvio de sangre derramado durante su Pasión. El ejemplo de obediencia dado por Él es lo contrario del espíritu revolucionario.

El espíritu de la Revolución, que es contrario a todas las leyes, no ama la autoridad que legisla y la considera como la que le impone las esposas de la ley, que considera cada acto de obediencia como una coerción, como una cosa desagradable contra la cual uno debe levantarse, debe rebelarse, y que enseña que cada hombre debe ser dirigido exclusivamente de acuerdo con su razón, lo que quiere decir según su capricho.

Aquí vemos una enseñanza profundamente contrarrevolucionaria que nos da Nuestro Señor, la de una obediencia continua a Dios, a la ley eterna, de amor también a las leyes del orden civil, en la medida en que estas leyes son una extensión, una aplicación y el desarrollo de lo que se encuentra en la Revelación y en la tradición.

Hay dos formas de sumisión. Algunas veces se inclina la cabeza porque el amor es tanto que casi se vela el rostro, otras veces se levanta la cabeza para analizar y para entusiasmarse, para emocionarse. Todo acto de obediencia a la verdadera ley implica una adhesión interna, implica una contemplación, una unión de alma, no solo un acto externo. Así es como se debe amar la ley.

miércoles, 12 de enero de 2022

NIVELACIÓN


NIVELACIÓN – 13/01/2022

¿Qué hizo el protestantismo explotando dentro de una Iglesia jerárquica en todas sus concepciones, en toda su doctrina, en todo su ser? Una obra de orgullo y rebelión: niveló todas las sectas, afirmando el libre examen, negó el magisterio de la Iglesia, haciendo de cada hombre el Papa de sí mismo. Por sus concepciones sobre la Misa y del sacerdocio, redujeron al clérigo a un mero delegado de los fieles, e hicieron de cada fiel su propio sacerdote. En apariencia, siguió habiendo clérigos y laicos entre los protestantes, pero es una diferencia puramente accidental, y no como la que separa a los ungidos del Señor en la Iglesia Católica del resto de los fieles. En ese clero así de disminuido en su esencia, los protestantes todavía ejercieron la devastación de su acción niveladora. Abolido el Papa, hubo sectas que abolieron a los obispos y otras llegaron a prescindir prácticamente de los presbíteros. Las órdenes religiosas fueron extinguidas. Hasta en las relaciones entre la Iglesia Triunfante y la Iglesia Militante entró el furor igualitario, se negó el culto a los ángeles, a los santos y la realeza de María sobre toda la creación.

La sociedad civil estaba organizada en la Edad Media en moldes sensiblemente parecidos con la Iglesia. En el ápice, una cabeza suprema, el emperador Romano Alemán. Debajo de él, los reyes, y sucesivamente los diversos escalones de la aristocracia feudal, y la plebe, dividida ella misma en varios niveles sociales y económicos hasta el siervo en el campo, o en la industria el aprendiz de gremio.

Conferido el derecho de ciudadanía en Europa al protestantismo y, por lo tanto, al espíritu de rebelión y nivelación, ¿sería aceptable para él dejar ileso en el plano temporal un tipo de organización que acababa de derrocar en la esfera espiritual?

La causa más profunda de la Revolución Francesa está en esto. El “dogma” del libre examen tendría que producir tarde o temprano el “dogma” de la soberanía popular. La caída del Sacro Imperio, la generalización del sistema republicano en Europa, la abolición de los privilegios de la aristocracia, la introducción de la igualdad absoluta en la esfera política por el sufragio universal. Todo esto se hizo bajo el aliento de un misticismo político igualitario que es manifiestamente el hijo del misticismo igualitario religioso de los protestantes.

La única desigualdad que quedaba después de la Revolución Francesa era financiera. ¿Qué heredero de la Revolución extendería la nivelación a esta esfera? El comunismo. El día en que este ganase, la obra niveladora de Lutero habría triunfado completamente. No habría en el mundo más clérigos, ni nobles, ni patrones. Dios creó el universo jerárquico. El diablo habría abolido la jerarquía en la sociedad humana.

martes, 11 de enero de 2022

CONSTANTINIZACIÓN


CONSTANTINIZACIÓN – 12/01/2022

Fue el Papa San Silvestre I quien presidió el nacimiento de la Iglesia fuera de las catacumbas, como un sol que nace, y bajo sus directrices e inspiración comenzó la llamada “constantinización” de la Iglesia.

Hubo un edicto de Constantino que concedió libertad a la Iglesia Católica. Así que la Iglesia comenzó a instalarse en Roma y el Emperador queriendo enriquecerla con un lujo que reparase los años de inmerecida miseria que había pasado en las catacumbas le dio un palacio para Basílica que es hoy la iglesia de San Juan de Letrán, en la foto. Después comenzó a dar honras especiales a los obispos, así como a proporcionar todo el esplendor a los actos de culto dada su presencia personal en ellos. La Iglesia pasó a estar unida al Estado.

Por tanto, la constantinización tiene dos principios, uno de orden político, según el cual siendo la Iglesia Católica la única verdadera debe recibir del Estado la protección, el apoyo, el respeto y las honras que se tributan a lo que es divino. La Iglesia es una entidad más noble que el Estado. San Gregorio decía que la Iglesia es como el sol y el Estado como la luna. Y así como la luna recibe toda su luz del sol, el Estado recibe toda su luminosidad de la Iglesia. El otro principio es el de que las cosas terrenas espléndidas, magníficas, fueron hechas sobre todo para el culto a Dios más que para el uso de los hombres. De tal manera que los inciensos mejores, los tejidos más estupendos, el oro y la plata más puros, los materiales más lujosos deben emplearse principalmente para el servicio de Dios y secundariamente para el adorno de la vida humana.

Lo contrario de la constantinización es el miserabilismo el cual sustenta que la Iglesia no debe ser oficial, debe ser humilde, debe ser una sociedad particular como otra cualquiera, no debe gozar de honras ni de protección. Es la mentalidad de Judas Iscariote juzgando que como los pobres no pueden tener eso, nadie lo debe tener, ni Dios. Es el igualitarismo más monstruoso porque quiere establecer la igualdad entre los pobres y Dios. Esta actitud representa en el fondo una posición de aniquilamiento. Es para privar a la Iglesia de todo el prestigio que merece, para arrancar de los ojos del pueblo la fe que le lleva a tributar a la Iglesia todas esas honras. Es para eliminar todo tipo de arte y de belleza, no solo de la Iglesia sino también de la vida social. Eso equivale a reducir el culto y la sociedad temporal al estado salvaje porque quien habita en los antros es un salvaje. Es una forma de extrema decadencia lo que con eso se prepara.

 

lunes, 10 de enero de 2022

NACIÓN


NACIÓN – 11/01/2022

Como nación se entiende el conjunto armónico de las regiones que comparten una similar mentalidad, psicología, origen étnico, lenguaje, costumbres y religión.

Una región es una unidad social, cultural y geográfica que tiene las mismas costumbres, historia y origen étnico y que están bajo la influencia del mismo liderazgo. Normalmente una región es el perímetro de influencia de un grupo de familias provistas de una fuerte personalidad. Esto confirma la importancia de la familia como la célula madre de la sociedad.

La sociedad orgánica es un cuerpo social que es conforme a la naturaleza y obedece a la Ley Natural. En los debates sobre cómo debería ser una sociedad muchas personas exigen encontrar un plan preciso para ejecutarlo en el futuro. El espíritu católico es bastante diferente.

Se debería estudiar cómo otros pueblos que siguieron la Ley Natural, los egipcios, griegos, romanos y japoneses entre otros, o los que fueron inspirados por la Iglesia Católica, los germanos, franceses, británicos, españoles, italianos, vivieron en el pasado. Analizando sus vidas, se debe destacar las condiciones históricas que contribuyeron al nacimiento de esos diversos pueblos y los principios comunes que los inspiraron.

Reuniendo un conjunto de principios naturales y prestando atención a las gracias especiales que fortalecieron a esos pueblos, se tendría, por la aplicación de tales principios, las condiciones que comiencen a inspirar el nacimiento de una sociedad orgánica en las condiciones particulares que vemos el día de hoy. Con la ayuda de gracias especiales que fructifiquen este trabajo, tendremos una perspectiva que podría conducir a una nueva sociedad católica.

Esta obra de inspiración es fundamentalmente diferente de un comité de planificación. En un plan hay concebido como modelo, una realidad extrínseca que debe seguirse necesariamente. Alguien llega a conclusiones teóricas, las sistematiza y a continuación trata de imponerlas a toda la sociedad. Por ejemplo, los socialistas, comunistas y nazis son planificadores artificiales.

La sociedad orgánica del futuro brotará de la buena semilla de esos principios sembrados en la tierra donde la Divina Providencia encuentre receptividad para hacerlas crecer. Se debe prestar atención dónde existe esta receptividad y ayudar a aquellos pueblos todo lo que se pueda, fortaleciéndoles en sus buenas tendencias y ayudándoles a evitar caer en tantos abusos y errores actuales, así como en los errores y dificultades del pasado.