martes, 28 de agosto de 2018


SAJONIA - 29/08/2018

El asesinato a cuchilladas de un alemán de 35 años cuando intentaba proteger a su esposa de unos refugiados desencadenó una contundente protesta en la ciudad de Chemnitz, del estado de Sajonia, a 30 kilómetros de la frontera con la República Checa.

Miles de personas se reunieron en el lugar del crimen el domingo por la tarde convocadas espontáneamente a través de las redes sociales para protestar por la invasión musulmana, el aumento de la criminalidad y pidiendo la dimisión de la Merkel. Grupos de jóvenes corearon “esta ciudad es nuestra” o “extranjeros fuera”. Los manifestantes portaban banderas alemanas con lemas como “Detener el flujo de solicitantes de asilo” o “Defender Europa”.

La policía utilizó cañones de agua para mantener la distancia con otra concentración anarquista.  Los agentes antidisturbios tuvieron que esquivar botellazos y respondieron cargando con porras. El despliegue policial se vio desbordado hasta que llegaron refuerzos de las ciudades vecinas de Dresde y Leipzig.

La Fiscalía de Chemnitz dictó orden de detención contra un sirio y un iraquí de 23 y 22 años acusados del homicidio siendo arrestados el mismo domingo. En la redada también fue detenido otro sirio sospechoso de planear un ataque terrorista con bomba.

El partido Alternativa para Alemania elogió la acción de protesta. Cuando el Estado no protege a los ciudadanos, la gente se echa a la calle y se protege a sí misma, afirmó el diputado de esta formación Markus Frohnmaier y ya han convocado una nueva manifestación exigiendo una política migratoria mucho más restrictiva por lo que la policía ha reforzado la dotación en la ciudad.

Sajonia es la cuna de Pegida, el movimiento pro civilización que en 2015 consiguió reunir cada lunes a miles de personas contra la islamización de Occidente. En la actualidad, las encuestas sitúan al partido anti-inmigración en el primer puesto en los sondeos.